3 Dios entregó en manos de ustedes a Oreb y a Zeb, los jefes madianitas. Comparado con lo que hicieron ustedes, ¡lo que yo hice no fue nada!Al oír la respuesta de Gedeón, se calmó el resentimiento de ellos contra él.