32 Ahora bien, levántense tú y tus hombres durante la noche, y pónganse al acecho en los campos.