7 Cuando Jotán se enteró, subió a la cima del monte Guerizín y les gritó bien fuerte:«¡Escúchenme, señores de Siquén,y que Dios los escuche a ustedes!