Pe

46 Todos nuestros enemigos abren la bocapara hablar mal de nosotros.