16 Nuestra cabeza se ha quedado sin corona.¡Ay de nosotros; hemos pecado!