4 Hay, sin embargo, rumiantes que no tienen la pezuña partida. De esos animales no podrán comer los siguientes:»El camello, porque es rumiante pero no tiene la pezuña partida; este animal será impuro para ustedes.