22 »Si alguno compra un campo que no sea parte de su heredad familiar, y lo consagra al SEÑOR,