39 Tenía ella una hermana llamada María que, sentada a los pies del Señor, escuchaba lo que él decía.