28 —Dichosos más bien —contestó Jesús— los que oyen la palabra de Dios y la obedecen.