36 Decía: «Abba, Padre, todo es posible para ti. No me hagas beber este trago amargo,a pero no sea lo que yo quiero, sino lo que quieres tú».