38 Vigilen y oren para que no caigan en tentación. El espíritu está dispuesto, pero el cuerpoa es débil».