37 Entonces Jesús, lanzando un fuerte grito, expiró.