3 Entonces Jesús le dijo al hombre de la mano paralizada:—Ponte de pie frente a todos.