30 Es que ellos habían dicho: «Tiene un espíritu maligno».