11 Como en una colina estaba paciendo una manada de muchos cerdos, los demonios le rogaron a Jesús: