8 Es que Jesús le había dicho: «¡Sal de este hombre, espíritu maligno!»