20 Luego añadió:—Lo que sale de la persona es lo que la contamina.