28 No teman a los que matan el cuerpo pero no pueden matar el alma.a Teman más bien al que puede destruir alma y cuerpo en el infierno.b