50 y los arrojarán al horno encendido, donde habrá llanto y rechinar de dientes.