8 Al darse cuenta de esto, Jesús les recriminó:—Hombres de poca fe, ¿por qué están hablando de que no tienen pan?