29 Su compañero se postró delante de él. “Ten paciencia conmigo —le rogó—, y te lo pagaré”.