43 —Entonces, ¿cómo es que David, hablando por el Espíritu, lo llama “Señor”? Él afirma: