33 —Aunque todos te abandonen —declaró Pedro—, yo jamás lo haré.