42 Por segunda vez se retiró y oró: «Padre mío, si no es posible evitar que yo beba este trago amargo,a hágase tu voluntad».