50 —Amigo —le replicó Jesús—, ¿a qué vienes?aEntonces los hombres se acercaron y prendieron a Jesús.