52 —Guarda tu espada —le dijo Jesús—, porque los que a hierro matan, a hierro mueren.a