3 Por tanto, así dice el SEÑOR:«Ahora soy yo el que piensatraer sobre ellos una desgracia,de la que no podrán escapar.Ya no andarán erguidos,porque ha llegado la hora de su desgracia.