31 Sin embargo, es tal tu compasiónque no los destruiste ni abandonaste,porque eres Dios clemente y compasivo.