21 Todos tus descendientes ofrecerán perpetuamente al SEÑOR una contribución de la primera horneada.