10 Entonces la ira de Balac se encendió contra Balán, y chasqueando los dedos le dijo:—Te mandé llamar para que echaras una maldición sobre mis enemigos, ¡y estas tres veces no has hecho sino bendecirlos!