2 Piensa bien lo que le dirás,y vuélvete al SEÑOR con este ruego:«Perdónanos nuestra perversidad,y recíbenos con benevolencia,pues queremos ofrecerteel fruto de nuestros labios.