3 El SEÑOR no deja sin comer al justo,pero frustra la avidez de los malvados.