29 El que perturba su casa no hereda más que el viento,y el necio termina sirviendo al sabio.