25 La angustia abate el corazón del hombre,pero una palabra amable lo alegra.