3 De la boca del necio brota arrogancia;los labios del sabio son su propia protección.