8 La sabiduría del prudente es discernir sus caminos,pero al necio lo engaña su propia necedad.