10 Para el descarriado, disciplina severa;para el que aborrece la corrección, la muerte.