11 Si ante el SEÑOR están el sepulcro y la muerte,¡cuánto más el corazón humano!