22 Nunca digas: «¡Me vengaré de ese daño!»Confía en el SEÑOR, y él actuará por ti.