30 Los golpes y las heridas curan la maldad;los azotes purgan lo más íntimo del ser.