17

26 Dame, hijo mío, tu corazóny no pierdas de vista mis caminos.