31 Había espinas por todas partes;la hierba cubría el terreno,y el lindero de piedras estaba en ruinas.