20 El sepulcro, la muerte y los ojos del hombrejamás se dan por satisfechos.