14 ¡Dichoso el que siempre teme al SEÑOR!aPero el obstinado caerá en la desgracia.