4 Di a la sabiduría: «Tú eres mi hermana»,y a la inteligencia: «Eres de mi sangre».