35 En verdad, quien me encuentra, halla la viday recibe el favor del SEÑOR.