32 En fin, Dios ha sujetado a todos a la desobediencia, con el fin de tener misericordia de todos.