25 Él fue entregado a la muerte por nuestros pecados, y resucitó para nuestra justificación.