11 De la misma manera, también ustedes considérense muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús.