18 En efecto, habiendo sido liberados del pecado, ahora son ustedes esclavos de la justicia.